Tlatelolco actual: dos libros básicos (2 de2)

Otro libro que resulta necesario revisitar para entender parte de los antecedentes políticos y económicos que promovieron la construción del centro urbano Nonoalco Tlatelolco es “La producción del patrimonio urbano”, de Patricio Melé. CIESAS, México, 2006. Aquí transcribo parte del contenido, a modo de ejemplo:

“A fines de los años cincuenta, así como a principios de los años setenta, un mismo organismo propuso renovar una gran parte del espacio central. Los proyectos de renovación urbana del Instituto Nacional de Vivienda (INV), publicados en 1958 con el nombre de Herradura de Tugurios y, en 1970, de Renovación Urbana, recomendaban la destrucción / reconstrucción de los barrios populares que rodeaban la traza histórica, es decir, las principales áreas de concentración de vivienda popular en forma de vecinadades (Tomas, 1988). El estudio de INV de 1958 -que incluía los barrios de Guerrero, Lagunilla, Tepito, Penitenciaría, Jamaica- determinaba que era posible derribar 45% de las construcciones, y que sólo 25% de los edificios debía conservarse. En total, 15 104 viviendas debían reemplazarse por 23 286 nuevos departamentos en edificios de cuatro pisos (Coloumb, 1983). La reubicación de las poblaciones no constituía en absoluto una prioridad; el objetivo era modernizar la trama urbana y resolver los problemas de vivienda a escala del conjunto de la ciudad mediante la construcción de grandes conjuntos habitacionales.”

“… Nonoalco-Tlatelolco. Este conjunto habitacional se ubicó en terrenos parcialmente desocupados pertenecientes a la Sociedad Nacional de Ferrocarriles Mexicanos. Con todo, fue necesario destruir cerca de 1,000 viviendas construidas en esos terrenos, y resultó afectada una parte de las colonias populares cercanas [Guerrero, San Simón, Tolnahuac, Ex Hipódromo de Peralvillo]: en total fueron desplazadas más de 7,000 personas. Las condiciones de venta de las viviendas no permitieron a estas poblaciones incorporarse a este programa. Tlatelolco presenta la imagen de lo que hubiera sido el centro de la ciudad, de haberse llevado a cabo el proyecto de erradicación del cinturón de miseria. La nueva colonia, que constaba de 102 edificios y 11 908 viviendas, se componía en parte (16 edificios) de viviendas sociales del ISSSTE reservadas a los funcionarios, mientras que las viviendas restantes fueron puestas en venta como condominios.”

“Cerca de 100 000 personas habitaban esta colonia antes del terremoto de 1985 (Aurea García, 1988). En la época de su inauguración, Tlatelolco fue presentado como el proyecto más importante para resolver en forma revolucionaria el problema de la vivienda en América Latina.”

“… en 1964 se inauguró la prolongación del Paseo de la Reforma, que permitía unir Nonoalco-Tlatelolco con el resto de la ciudad. Para la realización de esta obra se exigió la participación de los propietarios de las áreas limítrofes, en forma de un impuesto excepcional como anticipación de la futura plusvalía.”

“Aún cuando fueron destruidas 15,000 viviendas, las expropiaciones se limitaron al espacio necesario para la realización de la vialidad, mientras que vecindades y edificios de departamentos muy cercanos no fueron afectados.” (p. 126-130).

Una tercera obra, a la cual no he tenido acceso todavía, es “Ciudad Tlatelolco, crónica de un magno proyecto urbanístico”, de Gerardo J. Nava Ciprés [s.p.i.]

Anuncios

Acerca de malecg

Ludópata, ex pata de perro, ratón sin biblioteca, patafísico
Galería | Esta entrada fue publicada en el centro urbano habitacional. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s