¿Es este el edificio construido por Antonio Rivas Mercado?

En su página México Máxico (mexicomagico.org), en la sección acerca del Paseo de la Reforma, el Ing. Manuel Botello traza sobre un plano de 1929 las vialidades que se abrirían con la realización del “Proyectazo”, denominación que se refería a la ampliación de calles requeridas para comunicar el magno conjunto urbano de Tlatelolco con otras zonas de la ciudad. En dicho plano -que da una idea de la destrucción de viviendas que implicó la apertura de calles como la continuación de Reforma en el año 1964, en el tramo que va desde la avenida Hidalgo hasta la glorieta de Peralvillo- se alcanza a leer hacia el lado norte de la alameda de Tlatelolco la leyenda: Aduana de Santiago.

En 1929, los terrenos al norte de la Plaza eran parte de los talleres, bodegas y patios de maniobra de los ferrocarriles, cuya estaciones aún se hallaban ubicadas en ese entonces en Buenavista (donde hoy se encuentra la Delegación Cuauhtémoc, los edificios del PRI y otras edificaciones). Esto permite suponer por el plano que la Aduana se ubicaba en la franja comprendida entre las vías y el lindero norte del jardín de Santiago Tlatelolco, entonces de mayores dimensiones que el actual. En diversas fotos de la primera mitad del siglo XX se aprecia en ese espacio un edificio de grandes dimensiones, cuya fachada da hacia el sur y su ala derecha se halla frente a la parte posterior de la iglesia de Santiago Apostol y frente a una porción de la prisión militar de Santiago Tlatelolco. Atrás del edificio citado hay dos amplios galerones con techo de dos aguas. Sin embargo, en ninguna de las fotografías se identifica al edificio en cuestión.

Sabemos que hacia mediados del siglo XX la aduana (que no el edificio) ya no se localizaba allí. En el manuscrito de una novela inconclusa de José Revueltas, titulada preliminarmente como “Las palabras sabradas” y cuyos borradores datan de entre 1950 y 1953, se lee lo siguiente: “Tres o cuatro meses después de los acontecimientos, Andrés conversa con Laura en un galpón de la ex aduana de Santiago Tlatelolco. Llueve a cántaros.”

En las fotos que inserto a continuación puede verse la Plaza antigua desde varias perspectivas y detalles del edificio citado. La tercera es el recorte de una foto panorámica aérea de Santiago Tlatelolco y sus alrededores en donde no se aprecia otra construcción que pudiera albergar a la Aduana, salvo el edificio y los galerones mencionados. Aquí es necesario puntualizar que se trataba de una aduana y no de una garita, estaba a cargo de las autoridades federales por medio del ministerio o secetaría de Hacienda y tenía ingerencia sobre todos los productos embarcados por tren que arribaban a la ciudad de México.

Ahora bien, la importancia de localizar el edificio de la Aduana en Tlatelolco estriba en que la obra en cuestión, es decir el edificio que la albergaba, fue obra del ingeniero arquitecto Antonio Rivas Mercado, famoso por ser quien diseñara y junto con el ingeniero Roberto Gayol codirigiera la erección de la Columna de la Independencia (El Angel). Rivas Mercado también construyó la casa de Manuel González en Peralvillo (tampoco se precisa la ubicación exacta) y la casa que hoy es conocida como sede del Museo de Cera, entre otras. La información escasa también ocurre con la Aduana: en diversas notas biografías de Antonio Rivas Mercado, incluyendo en la de la Fundación Rivas Mercado (fundacionrivasmercado.org) sólo se nombra la obra sin proporcionar su localización exacta. Se cita el año de 1884 como el de su construcción. Por otra parte, en la biografía de Antonieta Rivas Mercado escrita por Fabienne Bradu, refiriéndose al Arq. Rivas Mercado se dice: “… fue el presidente Manuel González quien […] le encargó su primera obra importante: la terminal de la aduana de ferrocarriles en Tlatelolco. El edificio de dos plantas resultó imponente y elegantísimo, con sus pisos de azulejo italiano y su fachada afrancesada, rematada por un reloj de carillón.”.  El edificio fue demolido hacia 1963 ó 1964 para construir allí la tercera sección del conjunto urbano que trataba de mostrar la modernidad propuesta por el régimen de López Mateos.    

Pero, entonces ¿es o no es? Yo creo que sí se trata del edificio de la Aduana contruido por Rivas Mercado. Las fotos siguientes no son tan buenas como para presentar los detalles. No obstante, al parecer el edificio se ajusta a las características mencionadas atrás. En esta, quizá de los años 20 ó anterior, vista de oriente a poniente se aprecia el edificio al costado derecho, sobre el cual se alcanza a ver la cúpula de la torre alta de la iglesia de Santiago; al fondo, la prisión militar de Santiago; a la izquierda, parte de la amplia alameda de Santiago:

La segunda foto podría corresponder a finales de los 30 y principios de los cuarenta, por el modelo de camión que se ve en la parte inferior izquierda. La foto está tomada de poniente a oriente. La calle que se prolonga en la parte superior parece ser la de Constancia y que comunicaba directamente la plaza de Tlatelolco con la de la Concepción, donde se encuentra la iglesia de la Conchita. A la izquierda de la foto se ven dos galerones, uno de los cuales podría ser el que cita Revueltas es sus manuscritos como “galpón”.  Ala derecha, la esquina nororiente del jardín de Santiago. Y en primer plano, la parte superior del cuerpo del edificio. Obsérvese el remate en la parte central, donde hay una construcción por donde quizá se accedía al “reloj de carrillón” mencionado por F.  Bradu. 

La tercera foto es el fragmento de una panorámica que cubre un área mucho mayor. Está fechada en 1951 y muestra al centro el área que ocupaba el jardín, hacia el norte el edificio en cuestión y más adelante los galerones vistos antes. La calle que se ve en la parte derecha de la foto corre de sur a norte y parece tratarse de la continuación de Comonfort, tramo ya desaparecido en Tlatelolco, y cuyo trazo actual cambia su nombre a Constantino pasando la avenida Manuel González. También puede verse en el lado izquierdo la iglesio y el cuerpo del antiguo claustro, entonces todavía prisión militar, y al sur de ésta la construcción que funcionaba como cuartel militar. La calle con la que colinda dicha construcción, que corre de oriente a poniente y llega directamente al jardín, es la calle de Nonoalco cuyo trazo fue ampliado y modificado cuando se contruyó el conjunto habitacional. El cuartel también fue demolido en su totalidad. 

Fuentes:

– Fabienne Bradu. Antonieta: 1900-1931. México, FCE, 1992.

– José Revueltas. Las cenizas. Obras completas, 11. México. ERA, 1981, p.307.

– Internet: México Máxico (mexicomaxigo.org). /  Fundación Rivas Mercado (fundacionrivasmercado.org).

– Fotos 1 y 2 tomadas de la red (Crédito a quien corresponda); foto 3 de scrapercity.com

Anuncios

Acerca de malecg

Ludópata, ex pata de perro, ratón sin biblioteca, patafísico
Galería | Esta entrada fue publicada en siglo XIX y mitad del XX. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿Es este el edificio construido por Antonio Rivas Mercado?

  1. Anónimo dijo:

    como habitante de tlatelolco es una especie de viaje en el tiempo gracias por publicar estas imagenes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s